¿Sabías que puedes disfrutar de un coche con seguro, mantenimiento y asistencia en carretera incluidos pagando una única cuota mensual? Estas son las ventajas del renting a particulares.

1.- Para la marca o la empresa de renting

Esta modalidad de acceso al vehículo supone solo ventajas para las marcas. Con cada contrato se garantiza la entrada de un ingreso fijo, mes a mes. Por otro lado, cuando finaliza el periodo de uso del renting, las marcas o empresas recuperan un coche en buen estado, que ha recibido las operaciones de mantenimiento necesarias en establecimientos autorizados, y habitualmente con pocos kilómetros, que pueden vender como V.O. y generar nuevos beneficios.

Además, como este modelo incluye el mantenimiento entre los servicios que se ofrecen al particular, se mantiene al cliente cautivo de los servicios oficiales de la marca, para los que consigue ingresos que el poseedor del vehículo ya ha abonado previamente en sus mensualidades.

Por último, una experiencia satisfactoria con un renting puede contribuir a fidelizar a sus clientes, para que puedan volver a arrendar, o incluso adquirir un nuevo vehículo del mismo fabricante.

2.- Para los concesionarios

Los concesionarios encuentran sólo ventajas en el renting para particulares. Al comercializar un producto financiero creado por su marca, y con un precio fijo que será el mismo para todos los establecimientos del país, se elimina la posibilidad de renegociar el importe del vehículo entre el concesionario y el cliente, algo más que frecuente por el afán de vender una unidad, lo que disminuía el beneficio que obtenía la concesión de la venta de esa unidad.

3.- Para los autónomos

El principal beneficio para los autónomos se produce a nivel fiscalya que pueden deducir el 100% de la cuota en el Régimen de Estimación del IRPF, siempre que el vehículo contratado sea un gasto imprescindible para el desarrollo de su actividad profesional. Además, también podrán deducir el 50% del IVA si utilizan el coche de modo mixto, esto es, tanto particular como profesional, y el 100% de este impuesto si sólo lo utilizan de forma profesional.

4.- Para los particulares

El renting para particulares ofrece, desde el primer momento, innegables beneficios. Por un lado, porque se abona una única cuota mensual por la utilización del vehículo y por todos los servicios asociados a él. Dependiendo de la empresa o de la marca con la que lo contrates, además, podrás abonar, si lo deseas, una cuota inicial a modo de “entrada” que rebaja el importe que tendrás que pagar cada mes.

Se trata, también, de una modalidad de acceso más cómoda, ya que no tienes que preocuparte de abonar los impuestos de circulación ni matriculación, ni contratar el seguro. Además, en caso de sufrir algún percance, la empresa con la que contratas el vehículo se hará cargo de todo, desde la gestión con el taller, el servicio de asistencia y/o grúa o el coche de sustitución si el periodo de inmovilización es elevado.

Además, podrás cambiar de coche cada pocos años, por lo que siempre disfrutarás del equipamiento tecnológico más moderno, y si cambian tus necesidades familiares o de acceso a cualquiera de las grandes ciudades, podrás elegir un vehículo más adecuado a cada situación.

Pero hay que tener en cuenta que no todo son ventajas. Tienes que saber que, con el renting, el coche no será de tu propiedad, por lo que sólo podrás quedártelo, al finalizar tu contrato, si abonas un valor residual pactado de antemano, que no todas las empresas recogen. Tampoco podrás cancelar, antes de la fecha de su finalización, el contrato que suscribes. Y si decides hacerlo, deberás hacer frente a una penalización económica, algo parecido a lo que ocurrirá si sobrepasas el kilometraje máximo pactado en el contrato.

En un coche de renting no podrás hacer modificaciones -desde instalar una radio distinta a tintar las lunas-, salvo que solicites la autorización correspondiente a la empresa con la que contrates tu renting. En caso de que las aprueben, ellos mismos te indicarán a qué taller debes acudir. De la misma forma, si necesitas llevar a cabo cualquier reparación, sólo podrás hacerla en aquellos talleres, ya sean oficiales o concertados, que te indiquen.